Digipress

Madonna mostró la cola en los Grammy


19 de febrero de 2015

Fiel a su estilo, la reina del pop sorprendió a todos en la alfombra roja. Otras estrellas de la música también dieron que hablar por sus escotes.

Click en la foto para ver galería
La cantante estadounidense Madonna atrajo todas las miradas una vez más y causó conmoción en la alfombra roja de la 57 edición de los Grammy, adonde acudió más "torera" que nunca.

La diva lució un arriesgado Givenchy con claras reminiscencias taurinas, una montera con velo como tocado y un corpiño con encajes, además de hombreras y minifalda que completaban un escotado modelo que no pasó desapercibido para los flashes de los fotógrafos.

A sus 56 años, la artista, que lucía mitones y botas altas, se mostró tan desinhibida como siempre y no dudó en levantarse la falda y mostrarle la cola a la prensa.

Madonna llegó acompañada del rapero Nas y DJ Diplo, que trabajaron con ella en su próximo álbum, titulado "Rebel Heart".

Está previsto que la cantante suba al escenario del Staples Center durante la gala para interpretar su nuevo sencillo, "Living for Love".

Al igual que Madonna, las megaestrellas de la música sacudieron otra vez el mundo de la moda al llevar atrevidos atuendos en blanco y negro en la alfombra roja de los premios Grammy, la mayor fiesta estadounidense de la industria musical que se festeja esta nopche en Los Ángeles.

Beyoncé llevó un vestido negro traslúcido y largo de Proenza Schouler con un glorioso escote en "V" y mangas largas. Pero la reina del R&B no fue la única que osó ser generosa con su escote.

La rapera Nicki Minaj no dejó casi nada a la imaginación con su vestido negro Tom Ford cortado hasta el ombligo en una ancha "V" que terminaba envolviendo sus caderas.

Meghan Trainor -nominada a Canción y Grabación del Año por su edulcorado hit pop "All About That Bass"- pavoneó su cuerpo en un vestido negro Galia Lahav con una capa superior de encaje largo. Su accesorio para la alfombra roja: su padre.

Trainor dijo que poder asistir a la fiesta era "un sueño hecho realidad".

La princesa del pop Katy Perry, con renovada popularidad gracias a su exitoso show en el entretiempo del Super Bowl, lució espléndida en la alfombra roja con un vestido blanco plateado de Zuhair Murad con decoraciones en cristal y el pelo teñido de púrpura.

Compartir esta nota en